Cómo cuidar las rodillas mientras entrenamos

La única manera de evitar desgastes e inflamaciones en las rodillas es ejercitandolas. Por esta razón aquí le brindamos algunos ejercicios que puede realizar para mantenerlas listas para cualquier impacto.

 

DESARROLLE UN BUEN CALENTAMIENTO

Calentar de forma adecuada beneficiará bastante a las rodillas, aumentar la temperatura de nuestro organismo hará que aumente la circulación de la sangre, lo que nos permitirá una mejor distensión de los músculos y ligamentos, reduciendo la tensión y presión que se ejerce en las rodillas.

 

CALZADO ADECUADO

La manera con la que sus pies impactan en el suelo pueden repercutir en sus rodillas. Nuestro zapato tendrá diferentes parámetros de amortiguación y estabilidad. Algo muy obvio pero que vale la pena recordar es que debemos cuidar la higiene de los pies, cortándo las uñas para evitar su impacto en los zapatos en las bajadas y evitando llevar las zapatillas demasiado apretadas para evitar ampollas.

 

NO SE EXCEDA EN EL ENTRENAMIENTO

Una de las principales causas del dolor localizado en las rodillas es cuando NOS excedemos en kilómetros o tiempo y, por lo tanto, se incrementa el impacto recibido en las rodillas.

 

Lo fundamental es aprender a respetar los tiempos de descanso para favorecer una adecuada recuperación muscular, evitando rápidos incrementos en la intensidad del entrenamiento y evitando correr en terrenos con desniveles.

 

EVITE EJERCICIOS DESACONSEJADOS

Lleve cuidado con los ejercicios de hiperflexión. Al escalar, bajar escaleras o subir tramos con gran desnivel estámos ejerciendo un mayor peso sobre nuestras rodillas y, al desgastarse la rótula, puede que disminuya la capacidad de movimiento. Por esta razón debe procurar mantener una tonicidad adecuada para que una excesiva tensión no afecte de forma significativa a sus rodillas.

 

IMG_0685

 

MEJORAR LA TÉCNICA DE CARRERA

Preocúpese por mejorar la técnica cuando corre. Analice su forma de correr grabándose en video y detecte los posibles errores para intentar corregirlos. Cuando mejore su técnica de carrera, disminuirán las posibles molestias que puedan aparecer durante sus entrenamientos.

 

CONOZCA SUS LIMITES

Aprenda a conocerse a si mismo. Si siente dolor es que está ejerciendo demasiado estrés sobre sus rodillas. Cada uno tiene su tolerancia al dolor, pero resulta indispensable que sepa diferenciar fatiga de dolor, pues cualquier dolor en la rodilla puede ser el preámbulo de una lesión. La mejor manera de afrontar el dolor es tomarse un periodo de descanso y volver a iniciar la práctica de forma progresiva.

 

Es común que cada persona que siente molestias en las rodillas cuando está iniciando una actividad física o cuando lo está retomando luego de haberlo dejado, abandonen el entrenamiento. Pero tome en cuenta que si lo hace adecuadamente y es perseverante esto sólo será de manera temporal.

 

Ya sabe no se detenga!