vivo en forma logo
  • Calentar primero

Estirar los músculos cuando están fríos aumenta el riesgo de tirones musculares. Puedes calentar caminando mientras balanceas suavemente los brazos, o puedes hacer cualquier ejercicio de baja intensidad durante cinco minutos.

 

  • Mantén cada estiramiento durante 30 segundos como mínimo.

Se necesita tiempo para alargar los tejidos de forma segura. Mantén los estiramientos durante al menos 30 segundos e incluso hasta 60 segundos para músculos muy congestionados

IMG_1368 IMG_1369

 

  • No hagas rebotes.

Rebotar mientras se estira puede causar pequeños desgarros (microlesiones) en el músculo, que dejan cicatrices en el músculo después de curarse. Provocando que los músculos se vuelvan menos flexibles y propensos a sufrir dolor.

 

  • Evita el dolor.

Si sientes dolor mientras estiras, estás forzando demasiado. Retrocede hasta el punto en el que no se siente ningún tipo de dolor, y luego mantén la posición.

 

  • Relájate y no contengas la respiración mientras se está estirando.
  • Estira ambos lados por igual.

Asegúrate de que tu rango de movimiento es igual a cada lado de su cuerpo

 

Haz un calentamiento en el que se incluya algún ejercicio de elasticidad.

Dejanos tu comentario